Cataratas del Rhin y grandes descubrimientos

Este cuarto día de viaje también visitamos un país vecino, pero en este caso cruzamos la frontera suiza para visitar las Cataratas del Rhin.  Se encuentran en la ciudad de Schaffhausen (Suiza) y son una auténtica maravilla de la naturaleza. Se trata de los mayores saltos de agua de Europa y sin duda es una visita recomendable al 100%. Las cataratas tienen 150 metros de ancho y 23 metros de alto y la fuerza del agua las convierte en unas cataratas impresionantes.

Tras aparcar en un parking al aire libre en la entrada de Schaffhausen, fuimos a pie hasta las cataratas. El camino fue bastante fácil ya que eran numerosos los visitantes que se encontraban realizando el mismo camino que nosotros. Si no te apetece andar siempre puedes tomar un trenecito de estos que van por la carretera, aunque nosotros recomendamos hacerlo a pie ya que la distancia es bastante corta y se puede llegar dando un agradable paseo. La verdad es que no tenemos ni idea del precio del trenecito porque ni siquiera nos acercamos a mirarlo.

Las cataratas nos parecieron impresionantes, mucho más espectaculares de lo que esperábamos y el paisaje precioso. Fuimos bajando poco a poco por las escaleras y paseamos por las pasarelas sin parar de hacer fotos.

Cataratas del Rhin

Cataratas del Rhin

Vimos que había pequeños barcos acercándose a las cataratas y aunque es la típica “turistada” y sabíamos que nos clavarían un buen pico, decidimos informarnos, porque ya que estábamos allí ¿cómo no íbamos a probar nosotros los barquitos? En un cártel informativo pudimos comprobar que existían varios recorridos con diferentes duraciones y por supuesto diferente precio. Decidimos realizar el recorrido que nos llevaba hasta una gran roca que había en el centro. La verdad es que la cosa salía un poco cara pero ¡era una vez en la vida! y a saber cuando sería la próxima.

Roca Central

Roca Central

Cataratas del Rhin

Cataratas del Rhin

Mereció la pena el recorrido, estuvimos tan cerca de las cataratas… ¡incluso nos mojamos! Tras un pequeño recorrido dejándose llevar por las corrientes, ¡qué emocionante!, el barquito nos llevó hasta la roca central.

Muy cerca de la Roca Central

Muy cerca de la Roca Central

Vistas desde el barco

Vistas desde el barco

Poco a poco comenzamos a subir por las estrechas escalerillas que llevaban hasta la cima, no sin antes pararnos cada dos por tres porque en la roca no cabía ni un alfiler. Por fin llegamos arriba, las vistas desde allí eran espectaculares y no veíamos el momento de bajar, pero tras sacar algunas fotos desde la cima y dado que el resto de la gente también tenía derecho a disfrutar de las vistas, fuimos descendiendo por las escaleras para coger el barco de vuelta a tierra firme.

Maravilla de la naturaleza

Maravilla de la naturaleza

Ya era el momento de despedirse de las cataratas así que tranquilamente fuimos haciendo el camino de vuelta hacia el coche.

La ruta de este día no la teníamos demasiado preparada así que a partir de este momento comenzamos a improvisar. Teníamos apuntados en una libreta algunos nombres de pueblos cercanos que uno u otro habíamos leído por Internet, así que decidimos poner uno de ellos en el GPS del coche: Constanza.

Lago Constanza

Lago Constanza

Comenzamos a buscar un lugar para aparcar, pero la cosa estaba bastante difícil, en pleno agosto y en el Lago Constanza… Así que comenzamos a dar vueltas y más vueltas sin mucha suerte y en un momento de desesperación no se de que manera, decidimos dejar Constanza y coger un ferry a Meersburg ¡así de repente!

Vistas del lago desde el ferry

Vistas del lago desde el ferry

No sabemos si nos perdimos algo en Constanza, pero desde luego salimos encantados con Meersburg que fue uno de los grandes descubrimientos de nuestro viaje.

Vistas de Meersburg

Vistas de Meersburg

Meersburg es una pequeña localidad alemana situada a orillas del Lago Constanza. De marcado carácter medieval, es una preciosa localidad que por si sola merece una visita. No habíamos oído hablar de ella pero parece que el resto del mundo si ya que estaba plagada de turistas.

Meersburg

Meersburg

Rincón de Meersburg

Rincón de Meersburg

Tras parar a comer en el primer restaurante que se cruzó en nuestro camino, comenzamos a dar un paseo por las empedradas calles de Meersburg. ¡Qué pueblito más agradable! Realmente nos encantó.

Bonito edificio en Meersburg

Bonito edificio en Meersburg

Recorrimos su centro histórico, repleto de tiendas de souvenirs y paramos en una heladería italiana a tomar un descanso. Los helados en Alemania están buenísimos y por cierto muy bien de precio, ya que son incluso más baratos que en España.

Casitas de Meersburg

Casitas de Meersburg

Sobre las 6 de la tarde decidimos que ya era hora de volver hacia la casa donde nos alojábamos, en Aichhalden, pero antes decidimos pasar por la pequeña población de Schiltach muy cercana a la casa donde nos alojábamos.

Casitas de Schiltach

Casitas de Schiltach

Al igual que Meersburg, Schiltach fue también un gran descubrimiento del viaje. Se trata de una pequeño pueblito situado en el corazón de la Selva Negra. Sus casas conservan los entramados de madera que adornan las fachadas de una manera especial, parecen salidas de un cuento. Conocida por los curtidores de cuero y el negocio de la madera, conserva algún museo dedicado a tales oficios pero que no pudimos ver puesto que ya era demasiado tarde.

Rincón de Schiltach

Rincón de Schiltach

Es un lugar tranquilo y encantador, tanto que no vimos prácticamente a nadie paseando por sus calles. Dimos un paseo por la plaza del mercado y el ayuntamiento y llegamos hasta la orilla del río. Es un pueblito muy coqueto que merece una visita.

Ayuntamiento

Ayuntamiento

Río Schiltach

Río Schiltach

Más vistas desde el río

Más vistas desde el río

Puesto que ya estaba todo cerrado y no había mucho más que hacer por allí, nos despedimos de Schiltach y fuimos de vuelta a la casa a descansar, ya que al día siguiente nos esperaba un largo día…

CONTINUARÁ…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

2 Respuestas a “Cataratas del Rhin y grandes descubrimientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s